Bear, the Storyteller
Reseñas

BEAR, THE STORYTELLER: «Deidades»

Cuando hablamos de música folk solemos pensar en trabajos musicales que desarrollan conceptos del mundo rural, nuestro pasado o historia, mediante instrumentos tradicionales. Obviando las salvedades, encontramos en el neofolk una corriente que utiliza estos instrumentos para dar voz a ideas y conceptos de todo tipo. Con Deidades, Bear, the Storyteller da un salto al neofolk, pintando sus paisajes y relatos con sonidos de raíz.

Sobre el Oso

Bear, the Storyteller apareció en 2015 con su primer trabajo: Tales of the untold. Se trató de un EP de post-rock con tres pistas de larga duración, construido sobre loops de guitarra eléctrica, bajo, batería y sonidos ambientales. A diferencia del rock que todos conocemos, con estas canciones el conjunto buscó crear atmósferas y dibujar paisajes sonoros.

Rafa Merina, el cordobés detrás del proyecto, mantiene su premisa creativa para este nuevo trabajo lanzado en marzo de 2020 con seis temas bajo el brazo. Deidades también reúne las aportaciones de cinco artistas diferentes de la península, que dotan al EP de mayor complejidad sonora y los ya mencionados timbres tradicionales. Estos músicos son Cristina Mejías (bodhrán) de Deilín y Càirdean, Teresa Peciña (zanfona) de Vael y Skógur, Rafael Viudez (vientos) de Càirdean, Alfonso Dorido (guitarra eléctrica) de Homem em Catarse y Eduardo Carbonel (bases electrónicas).

Desmenuzando el disco

No estamos hablando de un álbum que sea sencillo de describir. Todas sus pistas son instrumentales y mantienen el hilo conductor de la guitarra clásica del Oso, que vertebra cada tema y sobre la que van sumándose el resto de sonidos a su alrededor. A su vez, las canciones se encuentran formadas por diferentes secciones que hacen avanzar el relato.

Deidades - Bear, the Storyteller

Encontramos la zanfona de Teresa Peciña en la canción que encabeza el EP, Cándamo, que sirve como introducción a la obra; y en Deganta, donde alterna la voz principal con la guitarra. Junto con Nuberu, donde aparecen los vientos de Rafael Viudez, forman el plato fuerte del disco. Por su parte, en Sefú lo que más destacan son las percusiones de Cristina Mejías, convirtiendo la sección central de la pista en algo muy dinámico.

Faltaría destacar el último corte, Alzur, pues parece ubicarse creativamente en un término medio entre el anterior trabajo de Bear, the Storyteller, y Deidades. Esta canción, que hemos podido conocer que fue la primera del EP en ser compuesta tras conversar con el autor, representa el tránsito de los sonidos más propios del post-rock a los del neofolk.

Nuestras conclusiones

Deidades da nombre a sus canciones basándose en mitos, enclaves y paisajes del Norte de la Península Ibérica, de los que toma su inspiración. El resultado es un trabajo muy redondo con 34 minutos de música ambiental, paisajística y contemplativa. Bear, the Storyteller consigue tender un puente entre el vanguardismo y los sonidos tradicionales, situando su nuevo disco en el contexto de nuestra amada península, sus relatos y sus vivas raíces.

 

Cándamo, Deidad del silencio y conocimiento.
Sefú, Deidad de los secretos y el fuego.
Nuberu, Deidad de las nubes.
Deganta, Deidad de los ríos.
Kontio, Deidad de la tierra.
Alzur, Deidad de las montañas.

 

Podemos escuchar el trabajo de Bear, the Storyteller en su página de Bandcamp, en su canal de YouTube y en Spotify, y comprarlo a través de su distribuidora Darkwoods – The Order of Yew.

En resumen

👍 La cohesión de todas las canciones y el gran trabajo conceptual tanto en la música como en los artes visuales.

💚 Si te ha gustado Bear, the Storyteller, te gustará: Sangre de Muérdago, Maybeshewill, Nebelung, Neun Welten, Empyrium.

Músico y comunicador en cuarentena.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *